Un año negro para Canal Nou

El pasado sábado se cumplió el primer año del fundido a negro de las emisiones de RTVV, lo que la convirtió en la primera y de momento única televisión pública de España en cerrar, y dejó a la Comunidad Valenciana como la única autonomía con lengua propia sin televisión. Todavía se me pone la piel de gallina.

Doce meses después no solo la televisión se ha ido a negro sino que quedan multitud de encrucijadas que todavía están por resolver. Todavía quedan pendientes distintos factores, entre ellos, los recursos interpuestos por el PSOE y extrabajadores ante el Tribunal Constitucional (TC) y el juicio por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la Audiencia Nacional.

Doce meses después el gobierno valenciano ha dedicado 90 millones de euros a una televisión cerrada. El coste del cierre de RTVV ha sido cifrado por el Gobierno valenciano en 144,1 millones de euros, cantidad elevada hasta los 200 millones por la oposición.

Doce meses después 80 trabajadores acuden diariamente a Burjassot sede de la televisión, para custodiar el archivo audiovisual hasta que se tome la decisión de su ubicación final.

Doce meses después el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, ha licitado por 3,2 millones de euros una televisión provincial que pretende emitir desde enero para que los ciudadanos accedan a la información y cultura “más próxima”.

Doce meses después está abierto un denuncia de Compromis que acusa a  RTVV de generar un presunto agujero de 1.300 millones en contratos con medios de comunicación y productoras.

Doce meses después el sindicato les acusaba de 10 delitos en la gestión del ente: malversación de caudales, administración fraudulenta, prevaricación, tráfico de influencias, defraudación, falsedad contable y delitos contra los derechos de los trabajadores.

Doce meses después el Presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, se reitera en que tenía que cerrar RTVV porque no había otra alternativa al coste que suponía readmitir un millar de trabajadores tras la sentencia que anuló el ERE anterior, pero este mes ha anunciado que estaría dispuesto a hablar de una nueva RTVV ” cuando la economía lo permita”

Doce meses después los valencianos seguimos sin televisión pública, seguimos viviendo en ignorancia, seguimos sin fomentar nuestra cultura, nuestro ocio o nuestra lengua.

Doce meses después hemos aprendido a buscar exhaustivamente información de nuestra tierra, a valorar lo que en su día tuvimos

Doce meses después seguimos así, incomunicados.

rtvvponce--644x362

Belén Gimeno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s